¿Cuándo llegará la próxima gran extinción marina? El reloj de la vida está corriendo.

Los océanos del mundo son hogar de una increíble variedad de especies, desde pequeños plancton hasta enormes ballenas. Sin embargo, la salud de nuestros océanos está en peligro debido a una serie de factores, como el cambio climático, la contaminación y la sobrepesca.

Según investigaciones recientes, podríamos estar al borde de otro gran evento de extinción en nuestros océanos. Un estudio publicado en la revista Nature reveló que las tasas actuales de extinción de especies marinas son hasta 100 veces mayores que los promedios históricos. Esto significa que podríamos estar dirigiéndonos hacia la sexta extinción masiva en la historia de la Tierra.

Las implicaciones de tal evento serían profundas y de gran alcance; no solo resultaría en una pérdida significativa de biodiversidad, sino que también podría tener consecuencias graves para las sociedades humanas que dependen de los mariscos como fuente de alimento e ingresos.

En este artículo, exploraremos el estado actual de nuestros océanos y lo que se puede hacer para prevenir o mitigar un gran evento de extinción.

Índice de Contenido
  1. El Estado Actual de Nuestros Océanos
  2. Las implicaciones de un evento de extinción importante
  3. La importancia de la conservación marina.
  4. Esfuerzos internacionales para abordar el problema.
    1. El Acuerdo de París
    2. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas
    3. La Comisión Oceánica Global
  5. Acciones individuales que puedes tomar
    1. Reduciendo tu huella de carbono
    2. Apoyando elecciones sostenibles de mariscos.
    3. Participando en limpiezas de playa
  6. La Urgencia del Asunto
  7. Preguntas frecuentes
    1. ¿Cuál es la causa del estado actual de nuestros océanos?
    2. ¿Cuánto tiempo tomará para que ocurra el próximo evento de extinción importante?
    3. ¿Cuáles son los impactos económicos de un evento de extinción importante en nuestros océanos?
    4. ¿Cuál es el papel del gobierno en abordar la conservación marina?
    5. ¿Pueden las acciones individuales afectar significativamente el problema de la extinción marina?

El Estado Actual de Nuestros Océanos

El estado actual de nuestros océanos está marcado por una serie de desafíos ambientales, como la contaminación oceánica, los impactos de la sobrepesca, la acidificación y el calentamiento de las aguas. La creciente cantidad de residuos plásticos en nuestros océanos se ha convertido en una preocupación importante para la vida marina y la salud humana. Se han encontrado microplásticos en los estómagos de los organismos marinos, lo que puede causar daño físico o incluso la muerte.

La sobrepesca es otro desafío significativo que enfrentan nuestros océanos. La disminución de ciertas poblaciones de peces debido a la sobrepesca ha resultado en un desequilibrio dentro del ecosistema. Las consecuencias son graves ya que amenaza no solo la supervivencia de especies importantes comercialmente, sino también aquellas que desempeñan un papel vital en el mantenimiento del equilibrio dentro de la cadena alimentaria.

El impacto de estos desafíos en nuestros océanos no puede ser ignorado. Si no tomamos medidas inmediatas para reducir la contaminación y regular las prácticas de pesca, enfrentaremos daños irreparables en nuestros océanos con graves implicaciones para todas las criaturas vivas en la tierra, incluidos los humanos. Es crucial que comprendamos la gravedad de esta situación antes de que sea demasiado tarde y tomemos las acciones necesarias para evitar una mayor degradación de nuestros preciosos recursos naturales.

Al reconocer el estado actual de nuestros océanos, es esencial considerar lo que sucederá si no se toma ninguna acción. Un importante evento de extinción podría ocurrir en cualquier momento con efectos devastadores en la vida marina, así como en la dependencia de la humanidad de los productos del mar como fuente principal de proteínas. Por lo tanto, es crucial que las naciones se unan para implementar medidas de protección para los ecosistemas marinos antes de que sea demasiado tarde.

Las implicaciones de un evento de extinción importante

La ocurrencia de un evento de extinción importante podría tener consecuencias de gran alcance para el ecosistema marino. La pérdida de ciertas especies podría perturbar el equilibrio de la cadena alimentaria, lo que llevaría a extinciones secundarias y, en última instancia, afectaría a las sociedades humanas. Por ejemplo, el colapso de las poblaciones de peces comerciales no solo afectaría a los pescadores, sino que también tendría importantes implicaciones económicas en los mercados de mariscos y potencialmente llevaría a escasez de alimentos.

Además de las posibles pérdidas económicas, un evento de extinción también podría tener impactos duraderos en el propio ecosistema. Ciertas especies desempeñan roles cruciales en el mantenimiento de hábitats saludables y en la eliminación de nutrientes en exceso del agua. Sin estos organismos, las floraciones de algas y las zonas muertas podrían volverse más prevalentes, dañando aún más la biodiversidad marina. Además, algunas especies pueden perderse antes de que se comprenda completamente su importancia ecológica o se aprovechen para avances médicos o tecnológicos.

Es claro que un evento de extinción importante tendría implicaciones tanto inmediatas como a largo plazo para los ecosistemas marinos en todo el mundo. Como tal, es importante que tomemos medidas para proteger nuestros océanos y promover los esfuerzos de conservación para evitar que tales eventos ocurran en el futuro. Al comprender la interconexión de la vida acuática y su impacto en la sociedad humana, podemos trabajar para preservar este recurso vital para las generaciones venideras.

La importancia de la conservación marina.

La conservación marina es de suma importancia para la preservación de la biodiversidad marina y para garantizar la salud del ecosistema. La vida marina desempeña un papel crucial en el mantenimiento del equilibrio ecológico, y cualquier perturbación en este equilibrio delicado puede tener graves consecuencias ecológicas y económicas. La extinción de ciertas especies puede provocar el colapso de cadenas alimentarias enteras, lo que puede afectar a las poblaciones humanas que dependen de los mariscos como fuente principal de proteínas.

Los esfuerzos de conservación son necesarios para proteger los ecosistemas marinos de una mayor degradación causada por actividades antropogénicas como la pesca excesiva, la contaminación y el cambio climático. La pérdida de biodiversidad afecta la capacidad de los ecosistemas marinos para proporcionar servicios esenciales como el ciclo de nutrientes, la captación de carbono y la producción de oxígeno. Estos servicios son críticos no solo para la vida acuática sino también para el bienestar humano.

Preservar la biodiversidad marina a través de medidas de conservación efectivas es crucial para mantener ecosistemas saludables y minimizar el riesgo de eventos de extinción importantes. Se requieren esfuerzos internacionales para abordar estos desafíos mediante la implementación de políticas que promuevan prácticas de uso sostenible, reduzcan los niveles de contaminación en los cuerpos de agua y mitiguen los efectos del cambio climático en los hábitats oceánicos. Al proteger la salud de nuestros océanos hoy, aseguramos un futuro mejor para las generaciones venideras.

Esfuerzos internacionales para abordar el problema.

La comunidad global ha reconocido la importancia de los problemas de conservación marina e implementado esfuerzos internacionales para abordar estas preocupaciones. El Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, adoptado en 2015, tiene como objetivo limitar el aumento de la temperatura global mediante la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y la Comisión Global de los Océanos también desempeñan un papel fundamental en la promoción del desarrollo sostenible y la protección de los ecosistemas marinos.

El Acuerdo de París

El Acuerdo de París, un tratado internacional firmado en 2016 con el objetivo de mitigar el calentamiento global y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, tiene implicaciones significativas para la preservación de la vida marina. El acuerdo establece varias medidas que los países deben tomar para limitar el aumento de la temperatura global a muy por debajo de 2 grados Celsius por encima de los niveles preindustriales. A pesar de estos esfuerzos, existen desafíos de implementación ya que algunos países luchan por cumplir con sus contribuciones nacionales debido a limitaciones económicas.

Sin embargo, tomar medidas para reducir las emisiones de carbono es crucial para proteger los ecosistemas marinos de una mayor degradación. El dióxido de carbono reacciona con el agua de mar, lo que lleva a la acidificación del océano que puede afectar significativamente la capacidad de los organismos para crecer y reproducirse. Además, el aumento de las temperaturas del mar puede provocar eventos de blanqueamiento de coral que resultan en una pérdida significativa de biodiversidad.

Por lo tanto, es imperativo que las naciones continúen trabajando para cumplir con sus compromisos en el marco del Acuerdo de París e implementen prácticas destinadas a preservar nuestros océanos para las generaciones futuras. Esto incluye alinear sus políticas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas destinados a promover el uso sostenible de los recursos mientras se garantizan oportunidades de desarrollo equitativo para todos los miembros de la sociedad.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ODS) ofrecen un enfoque integral y integrado para abordar los desafíos más apremiantes del mundo. Uno de los ODS es conservar y utilizar de manera sostenible los océanos, mares y recursos marinos para el desarrollo sostenible. El seguimiento del progreso en este objetivo se ha establecido a través de asociaciones con diversos actores, incluidos gobiernos, organizaciones de la sociedad civil y el sector privado.

Las asociaciones globales desempeñan un papel crucial en la consecución del ODS 14 (Vida Submarina), que tiene como objetivo proteger los ecosistemas marinos de la sobrepesca, la contaminación y otras actividades perjudiciales. Los ODS han creado un marco de colaboración que alienta a los gobiernos a trabajar juntos para promover el uso sostenible de los recursos y garantizar oportunidades equitativas de desarrollo para todos los miembros de la sociedad.

A medida que avanzamos en nuestros esfuerzos por preservar los ecosistemas marinos y mitigar los impactos del calentamiento global, es vital que sigamos monitoreando el progreso hacia estos objetivos. Esto requerirá una participación continua con actores clave en todos los sectores para asegurarnos de que trabajamos juntos hacia una visión compartida de la sostenibilidad.

Al pasar a la sección siguiente sobre 'la comisión oceánica global', es importante señalar que si bien se ha progresado en los últimos años en la gestión sostenible de los recursos oceánicos a través de iniciativas como los ODS, queda mucho trabajo por hacer. La comisión oceánica global se estableció como un organismo independiente compuesto por expertos líderes de todo el mundo con el objetivo de encontrar soluciones a algunos de estos problemas críticos que enfrentan nuestros océanos hoy en día.

La Comisión Oceánica Global

La Comisión Global del Océano fue establecida como un cuerpo independiente compuesto por expertos de todo el mundo con el objetivo de encontrar soluciones a los problemas críticos que enfrentan los océanos del mundo. La comisión reconoce que la sostenibilidad del océano es un problema global que requiere esfuerzos y recomendaciones políticas colaborativas para ser abordado de manera efectiva. En su informe de 2014, 'De la decadencia a la recuperación: un paquete de rescate para el océano global', la comisión identifica varios desafíos clave, incluyendo la sobrepesca, la contaminación y el cambio climático.

El informe propone una serie de recomendaciones políticas, como la creación de áreas marinas protegidas, la reducción de los subsidios a la pesca, el aumento de la transparencia en las cadenas de suministro de productos del mar y la implementación de medidas para reducir los residuos plásticos. La comisión destaca la necesidad de que todas las partes interesadas, gobiernos, empresas e individuos, trabajen juntos hacia soluciones sostenibles para nuestros océanos. Está claro que las acciones individuales desempeñan un papel importante en la consecución de este objetivo; por lo tanto, es crucial que asumamos la responsabilidad de nuestras propias acciones y tomemos decisiones conscientes que contribuyan a la sostenibilidad del océano.

Al pasar a la sección siguiente sobre 'acciones individuales que puedes tomar', es importante tener en cuenta que si bien los cambios políticos son necesarios para soluciones a largo plazo para la sostenibilidad del océano, también hay pequeños pero significativos pasos que podemos tomar a nivel individual.

Acciones individuales que puedes tomar

Esta sección explorará acciones individuales que pueden tomarse para abordar el problema de la extinción marina. Una forma de reducir su huella de carbono es reducir la cantidad de energía y recursos que utiliza en su vida diaria, como usar el transporte público o cambiar a electrodomésticos eficientes en energía. Apoyar opciones de mariscos sostenibles también juega un papel crucial en la protección de nuestros océanos, ya que la sobrepesca y las prácticas de pesca insostenibles son importantes contribuyentes a la reducción marina. Por último, participar en limpiezas de playa puede ayudar a reducir la cantidad de contaminación plástica y otros desechos dañinos que terminan en nuestros océanos. Estas acciones pueden parecer pequeñas, pero tienen un impacto significativo en la preservación de la salud y diversidad de los ecosistemas marinos.

Reduciendo tu huella de carbono

Minimizar la huella de carbono puede desempeñar un papel significativo en la mitigación de los factores que contribuyen a la degradación ambiental y potencialmente prevenir una crisis ecológica inminente. La compensación de carbono es una solución para reducir su huella de carbono. Consiste en invertir en proyectos que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero, como opciones de energía renovable como la energía eólica o solar, para equilibrar sus propias emisiones. Esto se puede hacer a través de varias organizaciones que ofrecen programas de compensación de carbono.

Además de la compensación de carbono, hay otros pasos que las personas pueden tomar para reducir su huella de carbono. Estos incluyen el uso del transporte público o viajar en grupo en lugar de conducir solo, reducir el consumo de energía en los hogares a través de iluminación y electrodomésticos eficientes, y comer una dieta basada en plantas. Todas estas acciones contribuyen a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y, en última instancia, ayudan a mitigar los impactos del cambio climático en nuestro medio ambiente y océanos. Apoyar opciones de mariscos sostenibles es otra forma en que las personas pueden hacer una diferencia en la protección de la vida marina de una mayor disminución debido a la sobrepesca y la destrucción del hábitat.

Apoyando elecciones sostenibles de mariscos.

Apoyar opciones de mariscos sostenibles es una medida proactiva que los individuos pueden tomar para proteger la vida marina de una mayor disminución causada por la pesca excesiva y la destrucción del hábitat. La obtención de mariscos sostenibles implica consumir pescado que se captura o se cultiva de manera que minimiza el daño al medio ambiente y permite que las poblaciones de peces se repongan de forma natural. Esto incluye elegir mariscos certificados como sostenibles por organizaciones como el Consejo de Administración Marina, que evalúa las pesquerías en función de su impacto en el ecosistema, los niveles de existencias y las prácticas de gestión.

Las técnicas de pesca amigables con el océano también desempeñan un papel importante en apoyar las opciones de mariscos sostenibles. Estos métodos priorizan la salud de los ecosistemas marinos, utilizando equipos y prácticas que reducen la captura incidental de especies no deseadas, minimizan el daño a los hábitats y permiten una mayor selección de especies específicas.

Los ejemplos incluyen el uso de líneas en lugar de redes, evitar áreas donde se congregan especies en peligro de extinción e implementar cierres estacionales para permitir que las poblaciones de peces tengan tiempo para reproducirse. Al tomar decisiones informadas sobre los mariscos que consumen y abogar por prácticas de pesca amigables con el océano, los individuos pueden ayudar a proteger la vida marina para las generaciones futuras.

Tomar decisiones de mariscos sostenibles es solo una forma en que los individuos pueden contribuir a proteger nuestros océanos. Participar en limpiezas de playas es otro paso crucial para preservar nuestros entornos marinos.

Participando en limpiezas de playa

Participar en limpiezas de playa es una medida crítica que los individuos pueden tomar para proteger los ambientes marinos y combatir los impactos negativos de la contaminación. El impacto de la limpieza de playa va más allá de simplemente remover la basura de las orillas. La actividad también aumenta la conciencia sobre el tema, fomenta oportunidades de participación comunitaria y proporciona valiosos datos para los científicos que estudian las tendencias de la contaminación.

Las oportunidades de participación comunitaria son abundantes durante las limpiezas de playa. Los individuos pueden trabajar juntos con otros para hacer una diferencia tangible en su entorno local. Pueden aprender sobre tipos específicos de residuos comúnmente encontrados en las playas y cómo afectan la vida marina, así como descubrir formas de reducir su propia producción y eliminación de productos de plástico. Además, estos eventos a menudo sirven como una plataforma para que las organizaciones ambientales compartan información sobre sus campañas o iniciativas relacionadas con la conservación del océano. Participar en limpiezas de playa es solo una forma en que los individuos pueden contribuir a proteger nuestros océanos y garantizar que las generaciones futuras hereden ecosistemas marinos saludables.

A medida que continuamos presenciando las actividades humanas degradar nuestros océanos a un ritmo alarmante, es crucial que tomemos medidas inmediatas para protegerlos antes de que sea demasiado tarde.

La Urgencia del Asunto

La declinación continua de la biodiversidad marina y el aumento del riesgo de extinción para muchas especies destacan la necesidad urgente de abordar este problema. Los océanos proporcionan recursos esenciales, regulan el clima y respaldan innumerables medios de vida, lo que hace que su conservación sea crucial. Sin embargo, las actividades humanas como la sobrepesca, la destrucción del hábitat, la contaminación y el cambio climático están llevando los ecosistemas marinos al borde del colapso. Estas amenazas no son nuevas; los científicos han estado advirtiendo sobre ellas durante décadas. Sin embargo, se ha hecho poco para prevenir o mitigar sus impactos.

Las causas de la urgencia son claras: si no actuamos pronto, muchas especies desaparecerán para siempre. Las consecuencias de no actuar van más allá de perder animales carismáticos como ballenas o tiburones; incluyen la interrupción de toda la cadena alimentaria y la alteración de funciones críticas del ecosistema que son vitales para el bienestar humano. Por ejemplo, los arrecifes de coral protegen las costas de las tormentas y la erosión mientras proporcionan hábitats para una cuarta parte de todas las especies marinas. Si desaparecen debido al calentamiento de las aguas o la acidificación del océano causada por las emisiones de carbono, millones de personas estarán expuestas a mayores riesgos de desastres naturales.

Para abordar la urgencia de este problema se requiere voluntad política en todos los niveles: local, nacional e internacional, así como acción colectiva de individuos y organizaciones de todos los sectores. Los gobiernos deben fortalecer las regulaciones sobre las prácticas de pesca que dañan especies no objetivo (captura incidental) o destruyen hábitats como las redes de arrastre de fondo que arrastran a lo largo del lecho marino, al mismo tiempo que promueven alternativas sostenibles como la acuicultura que reducen la presión sobre las poblaciones salvajes y proporcionan seguridad alimentaria.

Las empresas pueden invertir en investigación para desarrollar materiales y tecnologías ecológicos o adoptar principios de economía circular donde se minimiza el desperdicio a través de iniciativas de reciclaje o modelos de producción de ciclo cerrado. Los individuos pueden hacer pequeños cambios en la vida cotidiana, como usar bolsas reutilizables en lugar de plásticos de un solo uso o apoyar los esfuerzos de limpieza de playas en sus comunidades.

El estado actual de la declinación de la biodiversidad marina presenta un desafío urgente que requiere atención inmediata de todas las partes interesadas involucradas en su gestión. El ritmo acelerado al que algunos ecosistemas se están degradando destaca la necesidad de una acción rápida para abordar las causas fundamentales de estas amenazas. Sin esfuerzos colectivos para reducir las presiones humanas en los océanos, corremos el riesgo de perder recursos vitales y poner en peligro nuestro futuro bienestar. Por lo tanto, es esencial que todos reconozcan la urgencia de este problema y tomen medidas hacia prácticas de gestión sostenible que puedan garantizar ambientes marinos saludables para las generaciones venideras.

Preguntas frecuentes

¿Cuál es la causa del estado actual de nuestros océanos?

El estado actual de nuestros océanos es el resultado de varios factores, entre ellos la sobrepesca y la contaminación. La sobrepesca ha llevado al agotamiento de las poblaciones de peces en muchas áreas, alterando las cadenas alimentarias y modificando los ecosistemas.

Además, la contaminación proveniente de actividades humanas como los desechos industriales y plásticos ha causado un daño significativo a la vida marina. Estos contaminantes pueden ser ingeridos por los animales marinos o acumularse en sus tejidos, provocando problemas de salud e incluso la muerte.

Los impactos de estos factores no se limitan a la vida marina, sino que también se extienden a los humanos que dependen del océano para obtener alimentos y sustentos. Es crucial que tomemos medidas hacia prácticas sostenibles, como la reducción de los desechos plásticos y la implementación de métodos de pesca responsables, para prevenir un mayor daño a los delicados ecosistemas de nuestros océanos.

¿Cuánto tiempo tomará para que ocurra el próximo evento de extinción importante?

Predecir eventos de extinción en el ecosistema marino es una tarea compleja y desafiante. El desequilibrio ecológico resultante de las actividades humanas, como la sobrepesca, la contaminación, la destrucción del hábitat y el cambio climático, está llevando a una pérdida sin precedentes de biodiversidad. Sin embargo, es difícil predecir cuándo ocurrirá el próximo gran evento de extinción.

Aunque las extinciones pasadas pueden proporcionar algunas pistas, predecir eventos futuros requiere una comprensión de los mecanismos subyacentes que impulsan los cambios ecológicos. Los científicos continúan investigando los posibles desencadenantes que podrían llevar a un evento de extinción importante, pero aún no han identificado indicadores predictivos concretos.

A medida que nos esforzamos por mitigar el impacto humano en los ecosistemas marinos y promover los esfuerzos de conservación, es crucial que permanezcamos vigilantes y preparados para cualquier cambio repentino que pueda amenazar el delicado equilibrio de nuestros océanos.

¿Cuáles son los impactos económicos de un evento de extinción importante en nuestros océanos?

Un gran evento de extinción en nuestros océanos podría tener impactos económicos significativos para industrias como el turismo y la pesca. El impacto del turismo al perder especies marinas podría llevar a una disminución en los ingresos para destinos frente a la playa que dependen de la atracción de la vida marina.

Es necesario encontrar soluciones de pesca sostenibles para prevenir la sobreexplotación y preservar las poblaciones de peces, pero estas soluciones pueden tener un costo para los pescadores que dependen de su pesca para obtener ingresos.

Es importante encontrar un equilibrio entre los intereses económicos y los esfuerzos de conservación para mantener océanos saludables e industrias sostenibles.

¿Cuál es el papel del gobierno en abordar la conservación marina?

En cuanto a la conservación marina, la acción del gobierno es crucial para garantizar la protección y preservación de nuestros océanos. Esto se puede lograr mediante la implementación de leyes y políticas que regulen las actividades perjudiciales para la vida marina y sus hábitats.

Sin embargo, la acción gubernamental por sí sola no es suficiente, ya que la conciencia pública también desempeña un papel importante en la promoción de los esfuerzos de conservación. La sensibilización sobre la importancia de nuestros océanos y sus habitantes puede llevar a un cambio de actitud hacia prácticas más sostenibles.

En última instancia, es a través de esfuerzos colaborativos entre gobiernos, industrias e individuos que podemos trabajar hacia un futuro más saludable para nuestros océanos.

¿Pueden las acciones individuales afectar significativamente el problema de la extinción marina?

Las estrategias de conservación marina han sido desarrolladas e implementadas por gobiernos, organizaciones e individuos en todo el mundo para mitigar el impacto de las actividades humanas en la vida marina. Sin embargo, la responsabilidad individual en abordar el problema de la extinción marina es crucial para el éxito de estas estrategias.

Al reducir el consumo de plástico, disponer adecuadamente de los residuos, apoyar prácticas pesqueras sostenibles y utilizar productos ecológicos, los individuos pueden reducir significativamente su huella ambiental. Tales acciones también pueden inspirar a otros a actuar de manera responsable hacia la conservación marina. Si bien las políticas gubernamentales son importantes para promover el cambio a una escala más grande, los esfuerzos individuales pueden hacer un impacto significativo en la protección de nuestros océanos y la prevención de una mayor pérdida de biodiversidad marina.

El estado de nuestros océanos es una preocupación apremiante para toda la humanidad. El potencial de un gran evento de extinción se cierne en el horizonte, y depende de nosotros tomar medidas para evitar tal catástrofe.

Los esfuerzos de conservación marina son cruciales en este sentido, ya que pueden ayudar a mitigar parte del daño ya causado a nuestros océanos. Se han implementado iniciativas internacionales para abordar este problema, pero las acciones individuales también pueden marcar la diferencia.

Pasos simples como reducir el uso de plástico y apoyar prácticas de pesca sostenibles pueden contribuir significativamente a preservar los ecosistemas marinos. La urgencia de este problema no puede ser exagerada; debemos actuar rápidamente y con determinación si esperamos evitar el próximo gran evento de extinción en nuestros océanos.

A medida que continuamos aprendiendo más sobre los frágiles ecosistemas de nuestro planeta, queda claro que tenemos el destino de muchas especies en nuestras manos. Entonces, no esperemos hasta que sea demasiado tarde: tomemos medidas ahora antes de que sea demasiado tarde y la historia se repita con otro acrónimo: GEEC (Crisis del Gran Evento de Extinción).

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Cuándo llegará la próxima gran extinción marina? El reloj de la vida está corriendo. puedes visitar la categoría Biología marina.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu valoración: Útil

Subir